Diseño sensorial natural de un producto y su entorno

La posibilidad de aplicar claves sensoriales en proyectos de diseño se debería asumir como hábitos laborables.

Por ejemplo, podemos bosetear, dibujar y escribir, a fin de alimentar nuestras aptitudes sensoriales.

Para diseñar debemos conectarnos con algún elemento de la naturaleza (Gaia). Con este simple método podemos entender de mejor forma requerimientos entre líneas que nuestros clientes exponen y así resolver sus necesidades.

Naturalmente empezamos a diseñar con información básica y a resolver variables que no estaban previstas. Allí nace la imagen como elemento que irradia expectativa y cumple con todos los factores de importancia (calidad, impacto, limpieza y originalidad). La imagen es un elemento de conexión natural que refleja el estado del artista-creador (alegría, seducción, tristeza, etc.). Nuestra primera clave sensorial fue plasmar una emoción al diseñar una imagen determinada.

Allí podemos gritar ¡Eureka! palabra que refiere a un encuentro, solución, o simplemente por apreciar un estímulo de agrado en nuestro diseño. El logro sensorial a alcanzar es que nuestra imagen se conecte con el entorno para el cual fue diseñado, codificando todos los valores necesarios de información (visión, olor, tacto, etc.). El fin último de nuestros diseños es crear escenas naturales vinculadas a las emociones. Esto logra en el cliente una experiencia inexplicable pues ingresa a un espacio diseñado con conexión natural.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *